Discriminación social Grupos sociales

Una pandemia desatendida: la violencia contra las mujeres

25 noviembre, 2020

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer hablamos con la investigadora CIUP, Mariela Noles Cotito, sobre la situación de violencia que viven las mujeres durante la pandemia y los retos pendientes para encontrar una posible cura.

Es evidente que la violencia contra las mujeres es un problema grave y estructural que no ha podido ser controlado por el estado ni la sociedad civil. Además, este fenómeno que afecta a 1 de cada 3 mujeres ha empeorado durante la pandemia por COVID-19 (ONU Mujeres) debido a medidas como el aislamiento obligatorio que debía protegernos del virus, pero que expuso a miles a un ambiente violento.

Según información de la ONU, el lugar más peligroso para las mujeres es su propio hogar, y en Perú el 60% de feminicidios ocurrió dentro de la casa, mientras que el 80% fue a manos de la pareja o expareja de la víctima (Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público). En ese sentido, no es de extrañar que durante el Estado de Emergencia 15,924 mujeres hayan sido atendidas por el Equipo Itinerante de Urgencia (EUI), instaurado por el Ministerio de la Mujer para atender a las víctimas de violencia durante el aislamiento social obligatorio. De las cuales, 7,356 fueron por violencia física, 5,994 por violencia psicológica y 2,537 por violencia sexual (MIMP).

Para la docente del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la UP e investigadora del CIUP, Mariela Noles Cotito, “la situación de encierro por un lado y la de transición hacia el trabajo desde casa, ha sobrecargado a las mujeres con labores reproductivas adicionales que, como es la tendencia en nuestra sociedad, no son reconocidas o valoradas”. Precisó que ahora se espera que las mujeres trabajen desde casa, se hagan cargo del trabajo doméstico, apoyen activamente en la educación de sus hijos y se encarguen de las demás labores que reducen su uso autónomo del tiempo.

Particularidades en los subgrupos violentados

Las violencias ejercidas a mujeres de otros subgrupos discriminados no son diferentes a las ejercidas sobre las demás mujeres, pero tienen una particularidad, afirmó Noles Cotito. La investigadora precisó que las mujeres afroperuanas, por ejemplo, no son sólo afectadas por el sexismo y el patriarcado que impone diversas expectativas sobre lo femenino y los roles que se supone deben cumplir. También “cruza una dimensión de lo que como mujeres racializadas nos debe corresponder en la sociedad”, indicó. Explicó que en el caso de las mujeres afroperuanas “la sexualización de los cuerpos es una constante, o la presunción de que pueden soportar más dolor que otros cuerpos, lo cual históricamente se ha evidenciado en los índices más altos de violencia obstétrica”. 

Una lucha pendiente

Los retos para combatir la violencia contra la mujer son muchos, principalmente porque “no hemos terminado de interiorizar que el problema de las violencias contra las mujeres no es un problema ‘de las mujeres’ sino de la sociedad”, aseguró Noles Cotito. Para la profesora, primero es necesario reconocer a la violencia como un fenómeno estructural, sistémico y que permea con todas las áreas de nuestra vida. Luego, porque es difícil “reconocer las múltiples violencias que se ejercen contra nosotras en un contexto social donde estas están normalizadas y hemos aprendido que las situaciones violentas a las que estamos expuestas son lo normal”.

Finalmente, la lucha es compleja porque hemos dejado la tarea de prevención al Estado y “este no lo toma como prioridad, además que no puede ser el único actor”, indicó la investigadora. A pesar de los muchos retos, para Mariela Noles Cotito es claro que para luchar contra la violencia se requiere una transformación social. “En tanto esto no se entienda, el problema seguirá siendo ubicuo”, puntualizó.

*Foto: ANDINA

Artículos Relacionados
Discriminación social hace 1 meses
Grupos sociales hace 1 meses

Copyright 2019 - Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico