Economía ambiental Gestión pública

Saberes autóctonos: una respuesta al cambio climático

02 enero, 2020

El Foro de Cooperación Científico Franco-Peruano "Saberes autóctonos, ciencias naturales y ciencias sociales: nuevas perspectivas sobre el cambio climático en la Amazonía" hizo dialogar a los conocedores de las culturas indígenas y los especialistas de distintas disciplinas académicas. Este provechoso intercambio, infrecuente, se efectuó el 10 de diciembre, en la sede de la Universidad del Pacífico. De lo que trató la segunda sesión es el legado cultural nativo, recogida en esta nota.

El segundo bloque del Foro Científico Franco Peruano “Saberes autóctonos, ciencias naturales y ciencias sociales: Nuevas perspectivas sobre el cambio climático en la Amazonía”, realizado en la UP, plantea un enfoque contra el cambio climático desde el estudio y aprendizaje de las prácticas de preservación del ambiente de poblaciones indígenas, las que se han establecido en los Andes y la Amazonía por varios milenios.

El panel de comentaristas lo integró Dra. Mina Kleiche-Dray, miembro del Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD); Raphaël Colliaux, representante del Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA); y Frederica Barclay Rey de Castro, Presidenta de Equidad - Centro de Políticas Públicas y Derechos Humanos. Los panelistas reflejaron una percepción que busca rescatar conocimientos milenarios que además son alternativas de desarrollo sostenible

Kleiche-Dray, historiadora y socióloga en ciencia y tecnología, enfatizó la necesidad del empoderamiento de la población indígena, que conservan el legado de los pueblos originarios, desarrollados según los propios estilos de vida de cada región. La investigadora Kleiche-Dray recalcó que estas poblaciones producen el 70% de alimentos a nivel mundial. Por ello, agregó la importancia de darle valor a la manera en que aquellas se han relacionado con el espacio biofísico, generación tras generación, así como el aporte de su visión holística del espacio.

La Dra. Kleiche-Dray también hizo hincapié en la necesidad de conocer la relación histórica entre la herencia nativa y la formación académica-técnica, sobretodo para entender la complejidad de su aplicación. Ella discute que se contraponga la ciencia tradicional versus la “ciencia de la periferia” (como algunos académicos llaman los saberes autóctonos), pues considera que restan el valor simétrico de ambas fuentes. También resaltó que el conocimiento acerca del saber oriundo es, en la mayoría, producido desde la visión de la academia, dado que conforman el mundo técnico, aunque no siempre aprobado totalmente por los pobladores aborígenes.

Así, en una instancia inicial, los tecnólogos agrónomos fueron los primeros en interesarse por estos saberes, aunque en búsqueda de una optimización cuantitativa agrícola, y no necesariamente a favor de la conservación y protección de la naturaleza. El manejo de recursos naturales, desde la visión de las comunidades originarias, se empezó a estudiar recién desde la década del 90, con un punto de vista más “militante”, que denunciaba marginalización de los pueblos indígenas.

La Dra. Kleiche-Dray también llamó la atención a la academia para que tenga un lenguaje respetuoso cuando se mencione a los saberes tradicionales, y que no tienen que ser excluyentes de los proyectos de modernización de la sociedad ni de la discusión científica.

Para concluir, la investigadora propuso un análisis de los problemas en la Amazonía desde los estudios agro-forestales, considerando que amenazas como la tala de árboles no solo deterioran el ambiente, sino que crean complejos conflictos en las poblaciones, afectando modos de vida y sistemas sociales; en especial, al ignorar los saberes autóctonos sobre organización política, acceso de recursos y costumbres.

Por su lado, Raphaël Colliaux destacó el rol fundamental del aprendizaje sobre la base de la experiencia de los saberes autóctonos cotidianos, los mismos que se deben trabajar en las propias comunidades indígenas para que mantengan su vigencia. El investigador señaló que la inserción de estos conocimientos originarios en las escuelas, permitirá que no se pierda su valor en favor del saber técnico. Además, mencionó la necesaria participación de los padres en la transmisión de estos conocimientos.

Siguieron lo comentarios de Frederica Barclay Rey de Castro, quien subrayó que los saberes autóctonos no son reliquias perdidas del conocimiento, sino que están vivas y son relevantes en el trato del medio ambiente de parte de las sociedades indígenas. Habló sobre las condiciones de uso y convivencia de este legado en los marcos científicos. Señaló también la realidad de la falta de interés de muchos descendientes de pueblos antiguos indígenas de quedarse en sus comunidades, lo que pone en riesgo mantener las prácticas y costumbres.

La mesa de diálogo pues abogó por la vigencia de la herencia cultural nativa a través de su aprendizaje y inserción en las soluciones a temas ambientales, además de su importancia para la toma de decisiones sobre gobernanza con comunidades indígenas.

Aquí puede consultar las notas respectivas del Bloque 1: Cambio Climático y cambios en el bosque Amazónico y el Bloque 3: Diálogo de Ciencias Políticas.

Artículos Relacionados
Gestión pública hace 13 días
Economía ambiental hace 1 meses
Gestión pública hace 1 meses
Gestión pública hace 1 meses

Copyright 2019 - Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico