Pensiones Crisis económicas

¿Cuál debe ser el propósito del sistema previsional durante la crisis económica y sanitaria?

14 septiembre, 2020

Compilamos las opiniones de nuestros investigadores María Amparo Cruz Saco, Noelia Bernal y Eduardo Morón, sobre los proyectos de ley que plantean el retiro de fondos de la AFP y ONP, así como de la tan ansiada Reforma del Sistema Previsional.

La crisis sanitaria que vive el Perú y la cuarentena impuesta por el Gobierno ocasionó la paralización de todos los sectores económicos que no son de primera necesidad, lo que causó que más de 6,7 millones de personas pierdan su empleo y les sea imposible buscar otro. Ahora, mientras aprendemos a convivir con el COVID-19 y avanzamos pausadamente hacia la reactivación económica, el pedido de una población sin empleo ni ahorros y con miedo a contagiar a sus seres queridos es sobrevivir.

En respuesta a esta necesidad, han surgido varias propuestas para devolver de alguna manera los aportes a los afiliados a la ONP y AFP. Diferenciando las particularidades del sistema privado y el sistema nacional de pensiones, nuestros investigadores CIUP comentan las propuestas, plantean soluciones para otorgar dinero a los aportantes que más lo necesitan y analizan lo que requerirá una Reforma del Sistema Previsional.

María Amparo Cruz Saco: “El proyecto de ley sobre la ONP es el resultado de un conflicto político y un impase sustancial entre el Ejecutivo y el Congreso”.

Para la investigadora CIUP, María Amparo Cruz Saco, el proyecto de ley sobre retiro de fondos de la ONP presentado por el Congreso fue una oportunidad desaprovechada. Entre las oportunidades perdidas está la omisión de la cobertura de Pensión 65. Al respecto precisó que “extender Pensión 65 al millón de personas 65+ que no califica como extremadamente pobre y que podría haber contribuido a la ONP durante su vida laboral podría costar alrededor de S/ 2,700 millones cada año (comparado con el costo de S/ 15 mil a S/ 17 mil millones de la norma [sic] en cuestión)”. La segunda oportunidad que no se aprovechó fue la flexibilización del plazo de contribuciones en la ONP para acceder a la pensión, planteó que se reduzca el plazo mínimo de aportes a 10 años, donde la pensión se descontaría proporcionalmente.

Otra propuesta para atender a los afiliados y jubilados de la ONP que planteó la profesora del Departamento Académico de Economía de la Universidad del Pacífico es otorgar un bono de S/1 000 a cada uno y un monto un poco mayor a las mujeres, ya que generalmente son ellas quienes compran los víveres en sus hogares. Este bono es preferible a retirar el 100% de un ahorro previsional que no existe en el reparto de la ONP y reduce la inequidad causada por autorizar retiros de las AFP. Finalmente, destacó la propuesta del Gobierno en respuesta al Poder Legislativo, y consideró importante reconocer a los trabajadores que han aportado a la ONP por 10 y 15 años; asimismo, valoró como positiva la medida que propone una jubilación anticipada a los 50 años.

Noelia Bernal“La reforma de pensiones debe estar enfocada no sólo en atender a los trabajadores formales que siempre han pertenecido al sistema, sino también a los trabajadores de microempresas, generalmente excluidos, y quienes hoy han sido más golpeados por la pandemia”

La investigadora CIUP y profesora del Departamento Académico de Economía de la Universidad del Pacífico, Noelia Bernal, comentó que el retiro de fondos de la AFP es una medida muy amplia que pone en riesgo lo que hemos construido a lo largo de estos 30 años. Plantear que se devuelvan los aportes a la ONP de manera general a todos los afiliados, es aún más grave. Bernal aseguró que no existe un fondo en la ONP. “A diferencia de las AFP, la plata que se recauda todos los meses de los que aportamos a la ONP se utiliza para pagar las pensiones de los jubilados, no hay una cuenta individual de capitalización”, precisó.

En este sentido, la economista aseguró que ambas medidas de retiro general de fondos se dirigen hacia “destruir nuestro sistema de pensiones porque ya no se podrían pagar pensiones en ningún lado, ahora sería sólo un sistema de ahorro de mediano plazo o para el retiro”. Para la investigadora, estas medidas no son las correctas, considera que sí es posible implementar decisiones técnicas sin desbaratar nuestro sistema nacional de pensiones. Se requiere de consensos y trabajo conjunto entre el Poder Ejecutivo y el Congreso. Aseguró que una alternativa que beneficia más a los afiliados de la ONP, es “darles una pensión proporcional al tiempo de aportes, en coordinación con la ONP y el MEF, para que siga siendo asegurado de EsSalud y cubra sus gastos médicos cuando más lo necesitan”. Esta alternativa protege más a los afiliados y preserva el objetivo de los sistemas de pensiones.

Finalmente, sobre la tan ansiada Reforma al Sistema Previsional, Bernal valora la preocupación de los parlamentarios y sugiere que la reforma esté enfocada no sólo en atender a los trabajadores formales que siempre han pertenecido al sistema de pensiones sino que también debe incluir incentivos y soluciones para los trabajadores de microempresas e independientes generalmente excluidos del sistema, pero que representan las dos terceras partes del mercado laboral y son quienes hoy han sido más golpeados por la pandemia.

Eduardo Morón: “Permitir el retiro de fondos para la jubilación es un pésimo sustituto para bonos focalizados y temporales”

Para Eduardo Morón, investigador CIUP y profesor del Departamento Académico de Economía de la Universidad del Pacífico, hay dos puntos claves en los que la gran mayoría de expertos en Sistema Previsional coinciden. Primero, el sistema de pensiones debe dar pensiones a todos. Esto, para prevenir que los jubilados pasen a pobreza extrema por falta de recursos. El segundo punto de coincidencia es que el sistema no debe ser fragmentado, como el actual; este debe combinar el darle asistencia solidaria a quien es incapaz de tener un mínimo de ahorros y permitirle, a quien haga un mayor esfuerzo de ahorro, tener la certeza de un monto cierto para su vejez.

Evidentemente es mucho más complejo hacer la reforma en medio de la pandemia, pero permitir el retiro de fondos para la jubilación es un pésimo sustituto para bonos focalizados y temporales.

El economista sostuvo que hay dos enemigos en el sistema de pensiones que deben ser considerados en la reforma. Primero, se encuentra la posibilidad de retirar el 95,5% de los fondos. “Esta regla debería ser sólo para aquellos fondos extra que te sobren luego de que con tu plata hayas aportado lo suficiente para comprar una pensión mínima”, precisó. El segundo es el sobreendeudamiento, Morón indicó que “el problema no está en el sistema de pensiones sino en permitir que la gente se sobre endeude al extremo de preferir tener la certeza de hambre en el futuro con tal de poder atender sus deudas hoy".

Por otro lado, los desacuerdos que el investigador encuentra están ligados al papel que debe cumplir el Estado. La primera diferencia de opinión es quién debe cobrar los aportes, “lo más esencial es que la plata no se quede en el camino”, aseguró. Luego se encuentra la tarea de administrar los fondos, indicó que lo esencial es que el dinero no se la lleve un gobierno necesitado o lo pidan prestado para finalmente no pagar. Finalmente, lo más complejo es cómo diseñar el subsidio del Estado para que se potencie la probabilidad de acceder a una pensión con el menor esfuerzo fiscal posible.

Artículos Relacionados
Crisis económicas hace 3 días
Crisis económicas hace 10 días
Crisis económicas hace 25 días

Copyright 2019 - Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico